Sus Obras de sus Excelencia Despierta la Envidia

Eclesiastés 4:4 dice: “He visto asimismo que todo trabajo y toda excelencia de obras despierta la envidia del hombre contra su prójimo. . . “El autor, el rey Salomón, lo había experimentado y nos alerta y informa el origen de la envidia del ser humano.
El ser humano nunca tiene envidia cuando su prójimo anda mal. A lo contrario, la envidia nace cuando su prójimo está siendo bendecido. Sigue leyendo